El pasado jueves 12 de octubre un familiar de una paciente agredió físicamente a una enfermera del Hospital de Luciano y Mariano de la Vega de Moreno, por considerar que no fue suficiente la atención médica brindada.  Esto sucede no sólo porque la sociedad se volvió intolerante sino también, porque probablemente ningún gobierno brinda lo que el pueblo necesita.

Los sindicatos y los trabajadores de Hospital de Moreno hemos trabajo por años para hacer funcionar el nosocomio, solos y con la ganas y voluntad de cada Agente de salud, sin recursos humanos, ni materiales, que nunca fueron suficientes por ser el único hospital en el Partido de Moreno para 600.000 habitantes de los cuales su gran mayoría son humildes estando al límite de la línea de pobreza.

Hemos trabajado como Sindicato Médico AMRA en los últimos 6 años para conseguir nombramientos de médicos y convencer a que el residente que se formó en el  hospital se quedara. Pero los gobiernos siempre se encargan de destruir todo el esfuerzo que hacen los trabajadores para poder brindar una salud digna a la gente.

En la actualidad los trabajadores del Hospital no sólo reciben la violencia externa sino que además se sumó la violencia interna persiguiendo a los trabajadores y rompiendo guardias que funcionaban perfectamente, no pagando guardias de reemplazo, no dando los nombramientos, no poniendo a la gente en blanco, esperando durante años el cambio de categoría. Todo esto lleva por supuesto un mala calidad de atención y más agresiones físicas, que tampoco el gobierno hace nada para prevenirlas y hacer cumplir las leyes de código penal.

Esto nos lleva a la conclusión de que un pueblo pobre no es productivo para su familia y para el país. Sin salud no puede trabajar y tampoco puede pensar.

Menú