Desde hace varias semanas AMRA ha entablado negociaciones con el Sanatorio Modelo de Morón por el reajuste salarial 2018. Por medio de Carta Documento, vía telefónica y en reuniones a tal efecto. Hemos reclamando el 30% acorde a los índices de inflación y con cláusula gatillo.

El sanatorio ya había otorgado un 8% en el mes de abril y ahora ha anunciado un 9% para el mes de agosto y 8% para el mes de septiembre con cláusula de revisión para enero de 2019. Esto incluye las prácticas y la producción como así a todos los médicos de guardia de todas las áreas de la institución y a residentes.

Si bien lo consideramos un logro ya que antes de nuestro reclamo la institución no había manifestado intención alguna de reajustar el salario, también sabemos que resulta insuficiente ya que sería un total de 25% y FATSA ha obtenido en paritarias un 27,5 % por lo cual nos faltaría por lo menos un 2,5% para alcanzar el mismo aumento que tendrá el personal no médico de la institución. Por ello nos resulta una injusticia que se haya decidido aumentar a los médicos por debajo del aumento del personal de salud no médico. A esto se suma que se abona por título universitario más del doble al personal no médico que a los profesionales médicos.

Por tanto, desde el punto de vista económico y moral, nos sentimos desvalorizados por la institución. Somos los médicos de quienes depende que el sistema se ponga en marcha y funcione. Sin médicos no hay guardia, no hay internación, no hay producción, no hay estudios complementarios para realizar. Todo el sistema financiero de la salud nace en nuestra pluma. Sin una orden médica no hay salud ni facturación.

Sin embargo, a la hora de reconocerlo en términos económicos y de confort en nuestra labor, vemos que eso no es valorado como corresponde. Por tanto, continuaremos el reclamo para lograr que se nos reconozca lo que nos corresponda y si así no fuera deberemos replantearnos nuestra actitud colaborativa hacia quien no nos valora.

Gracias por su apoyo. Sin él no sería posible sentarse a negociar nuestros derechos y ser escuchados. No tenemos más fuerza que la que todos unidos construimos. Nunca lo olviden.

Menú