Un nuevo caso de violencia contra profesionales médicos ocurrió este miércoles cuando un grupo de tres mujeres agredieron brutalmente a una trabajadora municipal de la Unidad Sanitaria 4 de Avellaneda. Por suerte las tres agresoras fueron inmediatamente trasladadas a la comisaría donde se realizó la denuncia penal correspondiente.

Esto se logró gracias a la instalación de un puesto policial a pocos metros de dicha Unidad Sanitaria. Aunque, como ya remarcamos en otras oportunidades, la instalación de un Puesto Policial no previene la agresión y lo que necesitamos los médicos, justamente, es prevención de estos delitos. Debido a este hecho, en el día de ayer, la Unidad Sanitaria 4 mantuvo sus puertas cerradas.

Nuestro Sindicato Médico AMRA y especialmente la Delegación Avellaneda repudia enérgicamente este hecho y apoya a los trabajadores en la medida que han tomado, además de exhortar a las autoridades a tomar las determinaciones necesarias que aseguren condiciones de seguridad para los trabajadores de dicha Unidad.

Menú