Como lo hemos denunciado en reiteradas oportunidades en Hospitales de la Provincia de Buenos Aires, la situación edicilia y sanitaria sigue siendo muy compleja, y hasta el momento, sin solución alguna, repitiéndose, lamentablemente, en varios de los 78 efectores Bonaerenses. Uno de los claros ejemplos de esta triste realidad es el Hospital Julio de Vedia, ubicado en el Partido de 9 de Julio, donde nuestros compañeros nos han manifestados con preocupación las importantes deficiencias estructurales y de equipamiento que existen en la Unidad de Reanimación, mal llamada Unidad de Terapia Intensiva. Estas carencias, por ejemplo, no le permiten tener las garantías necesarias para efectuar su trabajo en forma adecuada. El hecho produce el riesgo innecesario que afecta al trabajador médicos y a la población que demanda atención. Estos trabajadores de dicha área, que en total son siete realizando las respectivas guardias un día cada uno, carecen de una unidad de traslado, ya que no hay designado un médico para esta actividad.

Como se ve reflejado, las condiciones laborales son precarias, a tal punto que por la noche no cuentan con teléfono para efectuar las derivaciones de los pacientes. Como agravante, el empleador les denegó las vacaciones de este año por no contar con los debidos reemplazos. Como representante de todos los trabajadores médicos creemos que el desgaste psíquico y físico que le produce a nuestros colegas esta situación es evitable.

Nuestro Secretario General, Dr. Claudio Piccinini, ya solicitó una reunión con el director responsable del establecimiento para solucionar el problema de estos compañeros.

Menú