Una vez más la violencia, el descontrol y un trabajador de la salud agredido. No fue en Provincia. Fue en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, más precisamente en el Hospital Donación Francisco Santojanni.

Este sábado 24, un paciente escupió y agredió al Dr. Oscar Swarman (médico a cargo de la Unidad Febril de Urgencia) de dicho nosocomio porque no se pudo testear contra el Covid 19. Según contó el propio médico al diario La Nación, “sabíamos que iba a venir una cantidad muy importante de personas a hisoparse. La capacidad de hisopado que tienen las UFU trabajando a destajo es de 300. Ayer entramos a trabajar tres médicos a las 7.30 de la mañana con los hisopados aunque el horario iba a ser desde las 8 hasta las 14. A esa hora, ya teníamos 150 personas esperando, lo sabíamos porque repartimos números. Luego seguimos repartiendo números, pero sabíamos que teníamos un número limitado de personas a las cuales íbamos a poder ingresar y atender”, comentó, y agregó: “Los dos médicos cargaban las historias clínicas de los pacientes y yo me puse a hisopar atrás. Eran las 12.50 o 12.55 cuando yo ya tenía hisopadas a 240 personas. Es decir, casi una persona por minuto. No tuve tiempo ni de tomar un vaso de agua o de ir al baño en cinco horas. Cuando miramos para afuera aún había otras 150 o 200 personas esperando para hisopar, pero teníamos la capacidad de testeos agotada. A todos ellos se les avisó esto temprano y ya se había dejado de dar número. Es decir, sabían”.

Evidentemente haber anticipado que la capacidad estaba colmada, no sirvió para que el colega se salvara de recibir esta repudiable agresión. La decisión de atender solo hasta la capacidad de la UFU desembocó en una horda de gente que comenzó a insultar y a empujar a los profesionales lo que desembocó en lo que el propio Swarman cuenta: “Vino un hombre por atrás y me pregunta si soy el jefe que me quería decir algo. Me saco la máscara para ver qué quería decirme y cuando me vuelvo hacia él me comí una piña en la mitad de la cara que me lastimó la nariz. Después llegó la policía y no pudo contener a la gente que los comenzó a agredir a ellos”.

Esta violencia es reiterada en nuestros hospitales. Todos los días, a toda hora. Los trabajadores y trabajadoras de la salud siguen padeciendo estos hechos. Y una vez más, desde AMRA debemos solidarizarnos con nuestro colega y volver a reclamar urgentes medidas de seguridad. Necesitamos un estado presente en este tema. La violencia ya no es un hecho aislado, la violencia hacia nuestros colegas es parte de la rutina diaria. Y la seguiremos repudiando y seguiremos reclamando por más seguridad.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Comunicado frente a las formas fraudulentas de trabajo en la Provincia de Buenos Aires

SUSCRIBITE AL NEWSLETTER

y recibí nuestras novedades en tu correo:

Menú