El 10 de noviembre, sumándose a los 115 días de cierre del servicio de pediatría del hospital Natalio Burd de Centenario, se anunció el cierre de la internación del Servicio de Pediatría y de la guardia del Hospital Bouquet Roldan por falta de recurso humano, enmascarado bajo la excusa de “refacciones edilicias”.

Hace meses dicho servicio anunció la falta de cobertura de guardias; al comienzo en forma esporádica, luego fueron los fines de semana y últimamente la guardia pediátrica ha sido cubierta en forma irregular por médicos de otras especialidades -no pediatras- con el fin de dilatar la situación.

Desde hace años el flujo de recurso humano en el sistema provincial de salud unos pocos entran y muchos se van. La escasez de recurso humano nada tiene que ver con la falta de pediatras. Más bien tiene que ver con las pésimas condiciones laborales, con guardias agotadoras de 24 horas resolviendo no sólo situaciones correspondientes a esa área sino también absorbiendo pacientes de otras localidades, como Centenario, Chañar, Vista Alegre, Añelo, y ahora Bouquet Roldán.

ChosMalal funciona, desde hace meses, con dos pediatras. Hasta que eso no pueda sostenerse más. Los pacientes que no tienen respuesta en los hospitales de su localidad, embarazadas y niños, son derivados a kilómetros de su lugar de origen, sin modo de referenciarlos a controles luego del alta.

Día a día se hacen oídos sordos a los problemas y a los reclamos. Hasta parecieran entorpecer la solución, engañando sistemáticamente a la población con falsas promesas. Quedan tan sólo 3 servicios pediátricos en funciones en Neuquén capital y alrededores de los 5 servicios existentes. Los tres continúan con  la misma capacidad y los mismos pediatras, a pesar de absorber los pacientes de los servicios cerrados. A esto se suma la falta de pediatras y médicos generales en centros de salud.

La mayoría de los pediatras que emigraron de salud pública hoy trabajan en el sistema privado de salud o en consultorios particulares donde los salarios son mejores en relación a la carga horaria y las jornadas laborales menos extenuantes, sin guardias de 24 horas.

Es angustiante ver cómo la demanda es cada vez mayor, mientras se siguen acotando las camas de internación, sobrecargando a los servicios que se mantienen en pie, en detrimento de la atención ambulatoria. Lo que no se resuelve en el consultorio, acaba en la guardia, y toda la atención pediátrica de los hospitales y centros de salud que hoy no cuentan con servicio de pediatría terminan en el HCR, HHH y Plottier. Es vergonzoso cómo Centenario (que cerró su servicio de pediatría en julio del 2017) siga sin funcionar, y más indigna recordar la nota en la que el Sr. Ministro de Salud, Corradi Diez, a modo de burla anunció que a las 48 horas se reanudarían las actividades normalmente, cosa que hasta la fecha no sucedió. Lo mismo se palpita con Bouquet Roldan. La tristeza de que no se cuide el recurso, de que no se hayan tomado medidas para solucionar los problemas presentes y de que se siga expulsando del sistema público de salud a profesionales que apuestan por una salud para todos los neuquinos.

Qué decir de la conducción de los hospitales. Ni siquiera son capaces de acercarse a los servicios a informar sobre la situación. Mucho menos a plantear estrategias de afrontamiento a la grave crisis, sin dimensionar la magnitud del conflicto. ¿Silencio? ¿Complicidad? ¿Negligencia? ¿Coparticipación? Todos son responsables por igual, por acción u omisión.

Los profesionales están extenuados, cansados. Lo más grave es la repercusión que esto tiene en la salud y la vulneración de los derechos de los niños, que es por quienes hoy, los médicos están en pie de lucha.

Dada a la inacción de los responsables de dar soluciones a corto y largo plazo, los profesionales se ven forzados  a tomar medidas preventivas. Desde el 1° de diciembre, con el fin de readecuar el recurso humano disponible y evitar el colapso de los servicios que quedan funcionando, se tomarán las siguientes medidas:

Cerrar la atención por demanda espontánea de la Guardia de Emergencias Pediátricas del HCR funcionando solo por derivación de pacientes de complejidad y emergencias.

Las camas de Guardia de Emergencia se destinarán a internación.

Se suspenderá la atención polivalente y ambulatoria del Hospital de Día del HCR para que funcione como Internación de Complejidad.

Mientras tanto, los colegas profesionales del Servicio de Pediatría neuquino siguen a la espera de una respuesta de las autoridades, directores de hospitales de zona metropolitana, de la Subsecretaria de Salud y del Ministro de Salud y Acción Social.

Tal como reza el comunicado emitido, “reconociendo la situación de emergencia de la Pediatría de la Provincia, continuaremos luchando y redoblando nuestros esfuerzos en pos de una atención de calidad de l@s niñ@s de Neuquén”.

Menú