Parece un chiste. Pero no lo es. En tiempos en que los trabajadores y trabajadoras de la salud dejan la vida (metafórica y literalmente) en la primera línea de combate frente al Coronavirus, el gobierno de Neuquén acaba de otorgarles un aumento que no llega a ser ni la mitad del segundo aumento más bajo. Vamos a explicarlo.

Después de varios días de discusión paritaria, finalmente el gobierno de Jorge Sobisch decidió aplicar los porcentuales de incremento salarial en las distintas áreas. Por caso, los docentes obtuvieron un 35% de aumento mientras que los trabajadores legislativos lograron un 30% y más abajo quedaron los judiciales con tan solo un 25% de aumento salarial. Los judiciales eran quienes percibieron el aumento más bajo. Sin embargo, siempre está el personal de la salud para ser verdaderamente denostado.

Nuestros trabajadores y trabajadoras de Neuquén percibieron un irrisorio 12% de aumento, lo que no llega a ser ni la mitad de lo que percibieron los judiciales. ¿Qué logró el gobierno neuquino con esta medida? Que comience un éxodo masivo de médicos de los hospitales provinciales. Ya fueron cinco terapistas quienes dejaron sus puestos para intentar mejorar su suerte en el ámbito privado.

El gobierno de Neuquén sigue dando acabadas muestras de un absoluto desinterés por la salud. Justo en tiempos en que la segunda ola de Covid está llegando y que más se necesita que estos héroes de la salud sigan en la primera línea de combate. Desde nuestro Sindicato Médico AMRA instamos a las autoridades provinciales a que revean esta insólita y repudiable medida. Nuestros trabajadores y trabajadoras de la salud en Neuquén se merecen un reconocimiento salarial digno y acorde a su incesante labor.

Menú