Denunciamos, denunciamos y volvemos a denunciar. Evidentemente todo recae sobre oídos sordos. Desde nuestro Sindicato AMRA vemos todos los días hechos de violencia en los distintos hospitales del conurbano, sobre el mobiliario y sobre los profesionales. Y este grado de violencia ya es absolutamente intolerable.

Hace muy pocas horas, un hombre llegó malherido al Hospital Oller de la localidad de San Francisco Solano del partido de Quilmes. Pese a las maniobras de los médicos por mantenerlo con vida, el desenlace mortal fue inevitable.

Ante esta situación, familiares de la víctima generaron serios disturbios y rompieron las instalaciones del nosocomio además de agredir con golpes al personal médico que allí se encontraba. Y tanto fue que una enfermera denunció que quisieron rociarla con alcohol.

Cuando la policía no pudo controlar la situación, debió intervenir el cuerpo de Gendarmería. Entonces sí se aplacó una situación que volvió a poner en jaque todo el sistema de salud del hospital más importante de San Francisco Solano.

Las denuncias contra estos graves hechos son reiteradas por parte de nuestro Sindicato. Y seguiremos denunciando la imposibilidad de avanzar en un sistema de salud acorde a las demandas de nuestra sociedad en tanto no se asuman las responsabilidades frente a estos terribles hechos de violencia.

Menú