Si bien es prematuro verter un juicio de valor sobre la reciente renuncia de la ministra de salud provincial Zulma Ortíz, desde nuestra Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA) somos conscientes de que con esta medida, sin dudas se abre un abanico de incógnitas.

La ministra dice haber renunciado por “cuestiones personales”. En lo que a nuestro Sindicato respecta podemos decir que hemos encontrado en su persona un alto desarrollo técnico y humano. Sin embargo, también sabemos que las presiones políticas son desgastantes. Sobre todo, cuando se reciben hospitales devastados, médicos con salarios paupérrimos y grandes circuitos de corrupción que deben eliminarse en lo inmediato. Y justamente porque sabemos que es una tarea difícil y titánica, nuestro Sindicato AMRA seguirá acercando ideas a la mesa de diálogo y acompañando todas las medidas que resulten beneficiosas para el conjunto de los trabajadores médicos y por ende, de la salud de todos los argentinos. Porque nadie mejor que nosotros sabe que solamente habrá una salud de calidad con médicos bien pagos y condiciones de trabajos adecuadas.

En lugar de Zulma Ortíz asumirá su (también ex) viceministro Andrés Scarsi. Hasta el momento AMRA no ha tenido un contacto directo con el futuro ministro. Ni siquiera hemos mantenido una reunión ya que siempre hemos hablado directamente con la ministra.

Esperaremos el transcurso de los días para ver el avance de los acontecimientos, ver el desenvolvimiento del nuevo ministro y su respuesta a una demanda cada vez mayor en una provincia que en materia de salud (el área que nos involucra) sigue teniendo un grave déficit. La buena gestión del futuro ministro será sin dudas aplaudida. La falta de gestión la criticaremos. Mientras tanto, esperaremos a que corra más agua debajo del puente. Hay mucho por hacer.

Menú