El día lunes 1 de septiembre del corriente año el diario El Día de La Plata publicó en la página 11 “Vecinos movilizados por el centro de salud de 66 y 153”. A nuestro Sindicato ese titular no le generó ninguna sorpresa. Es una más de las numerosísimas que ya fueron hechas en los distintos medios de comunicación y que nuestro sindicato viene denunciando ante el Ministerio de Trabajo y de Salud de la Pcia. de Buenos Aires. En el artículo se comenta que los vecinos de Los Hornos se encuentran juntando firmas para conseguir un pediatria y un traumatólogo, y lo toman al caso como una situación crítica para la comunidad.

Quiero hacer extensivo este problema a todo el territorio de la provincia de Buenos Aires ya que en este momento no están cubiertos los cargos de médicos de guardia y planta en forma completa en ninguno de los 78 hospitales provinciales. Este fenómeno también es trasladable a cada uno de los 135 Estados municipales. La pregunta es ¿por qué los médicos no están en esos lugares de trabajo? Me voy a permitir responderla:

1. Los médicos que se jubilaron, enfermaron o murieron no fueron reemplazados en tiempo y forma durante los últimos años.

2. En la mayoría de los casos esos cargos son cubiertos con fondos de reemplazo de guardia, en forma crónica y al ser insuficientes no se pueden cubrir, fundamentalmente las guardias médicas.

3. Esos fondos son remitidos a destiempo y le adeudan entre 4 y 6 meses el trabajo, y por tanto, nuestros compañeros desisten en seguir.

4. Los montos asignados para el reemplazo de guardia son bajos como así también los salarios de los médicos de planta y por este hecho, en un modelo fragmentado de salud, los colegas migran a otros subsectores donde pueden ganar con salarios un poco más altos que les permitan la subsistencia.

5. Las condiciones de trabajo en su gran mayoría son deplorables, sobre todo en los hospitales del conurbano bonaerense. Los de mayor antigüedad no solo sufrieron el paso del tiempo sino también la falta de mantenimiento, que realmente los hace inviables para su función. El deterioro no sólo es edilicio sino también es afectado por un equipamiento obsoleto o por la falta de éstos.

6. La violencia en los lugares de trabajo es otro de los condicionantes que hacen desistir a nuestros compañeros para elegir el establecimiento público para desarrollar su profesión, dado que no hay día ni lugar en el cual no se produzca un incidente que ponga en peligro la salud del trabajador médico.

Nuestros compañeros refieren respecto al último punto que se sienten el “mostrador de quejas” de las promesas incumplidas por las instituciones, dado que es difícil visualizar a los verdaderos responsables de este estado de situación en el cual el caos y la desidia son el denominador común.

Trabajar de esta manera genera un desgaste físico y psíquico innecesario que enferma al trabajador médico.

Informate y participá, aportá con más datos acerca de las dificultades en tu lugar de trabajo para que el colectivo médico pueda desarrollar su profesión dignamente.

Dr. Carlos Weschler, Secretario de Prensa y Difusión de AMRA

 

Menú