El Hospital Leloir de la localidad de Luis Guillón partido de Esteban Echeverría, abrió en el año 2015 sus puertas a la atención de afiliados al PAMI con alrededor de 20 profesionales médicos de distintas especialidades.

Hoy esos trabajadores y frente a la pandemia se encuentran sin trabajo ni salario y abandonados a su suerte.

Este lunes 20 de julio de 2020, la comisión directiva del Sindicato médico AMRA se reunió con  cuatro trabajadores en representación de un grupo mayor,  con el fin de encontrar y definir una estrategia que garantice el reingreso de estos trabajadores médicos a su actividad y la debida atención de los afiliados del PAMI. 

Según relatan los trabajadores afectados, con la llegada de la pandemia se evidencio la falta de insumos y elementos de protección personal. Reclamo que formalizaron ante la Jefa de enfermería, visto la imposibilidad de hacerlo al propio director médico.

A mediados de marzo las autoridades del hospital deciden cancelar los turnos dados, desactivando el servicio de consultorio, actividad principal y única que se desarrollaba en ese hospital y que era llevada adelante por esos profesionales. Poniéndolos en una situación de incertidumbre, sin ingresos, ni ayuda económica alguna por parte de su empleador “PAMI”.

El 1 de mayo y por los medios de prensa se enteran que “re-inauguran dicho hospital“ pasándose a llamar del Bicentenario,  y que albergaría pacientes de Covid 19, noticia festejada por la comunidad, menos por esos 20 profesionales, que enterados de la situación y listos para retomar las tareas,  solo recibieron de parte de alguien que dijo se la nueva directora, un “terminada la pandemia, retomaran sus tareas”, como si fuésemos trabajadores del cualquier actividad y no médicos tal cual somos.

Vemos con asombro, como mientras el presidente anuncia planes para sostener el empleo o apoya económicamente a empresas y personas para que puedan mitigar este mal momento, el PAMI desocupa a 20 trabajadores profesionales de la salud, librándolos a su suerte, generando no solo desazón en los hogares de esos trabajadores sino además priva al sistema sanitario en un momento tan crucial, de la posibilidad de contar con estos profesionales para combatir esta dura pelea contra coronavirus.

El fantasma de la desocupación y el hambre llama también a la puerta de estos 20 trabajadores, para impedir que entren debemos entre Todos, Unidos y Organizados,  aprestamos a dar la pelea que hay que dar, para terminar con estos atropellos,  y reinstalar los trabajadores en su puesto de trabajo.

Los trabajadores, tenemos derechos, y por ellos pelearemos hasta que sean debidamente respetados. 

Donde haya un trabajador profesional de la salud, hay estará el sindicato.

Menú