La provincia de San Juan sufrió dos nuevos infectados por Covid-19. Se trata de un camionero y de una médica, ambos hermanos, que son el tercer y cuarto caso en la provincia. El hombre contagió a su hermana tras un vuelo sanitario que partió de la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas hasta la provincia cuyana y luego de que la mujer lo asistiera sin los recaudos necesarios en el hospital. Ambos casos generaron un escándalo político y social en dicha provincia por el supuesto tráfico de influencias por el uso del avión oficial sanjuanino.

Esta historia comenzó el día 5 de mayo cuando, autorizado por el gobierno de Uñac, el avión sanitario local partió desde San Juan hasta la provincia de Buenos Aires a buscar a un chico de tres años que había recibido una operación cardiovascular. A último momento se sumó un hombre de 42 años que estaba internado en el Hospital Municipal Federico Abete, del partido de Malvinas Argentinas, donde se le habían realizado tres testeos que habían dado negativos. Sin embargo, el sujeto estaba contagiado.

Este paciente se descompensó en pleno vuelo y puso en riesgo a las demás personas presentes en el avión. Una vez arribados a San Juan, el hombre fue internado en un box de aislamiento en el área de terapia intensiva en donde se confirmó que efectivamente, estaba infectado. Al mismo tiempo, la Dra. Laura Galván, hermana del camionero y médica del nosocomio, violó el protocolo sanitario para visitar a su hermano a quien le dio de comer y lo acompañó al baño. La mujer, que no realizó la cuarentena debida, terminó contagiada y se le inició una investigación por atentado a la Salud Pública.

La tensión entre los médicos y las autoridades de Salud de la provincia sanjuanina comenzó cuando el gobernador Uñac –a quien la población lo responsabiliza por haber influido para que el avión sanitario saliera en busca del camionero infectado- le anunció a sus ciudadanos que separaría del cargo al Jefe de Terapia Intensiva de Adultos, Dr. Carlos Lezcano; y a la Jefa de Infectología, Dra. Sandra Ferrari, responsabilizándolos de haber dejado ingresar a la médica infectada a zonas prohibidas. Además, a la Dra. Rosita Contreras, Infectóloga del Hospital Marcial Quiroga; y al responsable de los vuelos sanitarios, Dr. Javier Porras, les allanaron sus viviendas y fueron detenidos y trasladados a la central de Policía, acusándolos de una presunta trama delictiva para subir al avión al camionero sanjuanino. A las pocas horas fueron liberados por la presión que ejercieron los propios médicos en las puertas de la comisaría.
En las últimas horas, los Dres. Ferrari y Lezcano fueron repuestos en sus cargos aunque continuará el sumario a ambos profesionales.

Los profesionales que estuvieron expuestos a esta persecución judicial fueron oportunamente apoyados por los epidemiólogos que asesoran al presidente Alberto Fernández, Dres. Pedro Cahn, Gustavo Lopardo, Omar Sued y Pablo Bonvehin quienes posaron con carteles expresando su solidaridad con los médicos sanjuaninos y repudiando su detención. También se manifestaron en el mismo sentido varias organizaciones gremiales del país y sociedades científicas.

Nuestra solidaridad con los Colegas sanjuaninos y nuestro repudio a los funcionarios provinciales involucrados en el hecho.

Menú