Mientras la mayoría de los vecinos de todas las localidades del país reconocen públicamente el esfuerzo que los trabajadores de la salud realizan a diario luchando en la trinchera contra el coronavirus, exponiendo su propia vida en condiciones laborales no siempre adecuadas, con déficit en los equipos de protección personal y con retribuciones salariales paupérrimas, en contrapartida una pequeña minoría de inadaptados, cobardes y discriminadores agredieron material y psicológicamente a la Dra. Carla Aguilera, médica que cumple guardias en el Nosocomio Municipal de la ciudad de Pinamar, a quien intentaron alejar del lugar donde reside en esa localidad, además de dañar su automóvil en el estacionamiento del establecimiento asistencial mientras trabajaba en el Hospital.

En virtud de lo expuesto, es que reclamamos enfáticamente a las autoridades policiales, municipales y a la fiscalía de turno el rápido esclarecimiento de los hechos acontecidos y el castigo correspondiente a los autores materiales de los mismos.

“Los cobardes mueren muchas veces antes de morir”, Mahatma Gandhi.

Menú