El Día de la Sanidad 2020 no fue un día más. No solo en contexto de pandemia y Covid, sino en el marco de una brutal represión sufrida hoy por enfermeros y enfermeras de distintos centros de salud de la Ciudad de Buenos Aires.

La jornada comenzó con una marcha de trabajadores de la salud por las calles del centro porteño que desembocó en la puerta de la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Fue allí donde, algunos trabajadores intentaron ingresar al edificio a fin de poder acercar un petitorio que tenía como punto excluyente el reconocimiento de la carrera profesional. Enseguida, el grupo de efectivos policiales allí apostados comenzaron a reprimir salvajemente a los trabajadores y trabajadoras produciendo en varios de ellos heridas de gravedad.

Finalmente, dicho petitorio pudo ser recibido por un grupo de legisladores quienes además se hicieron eco del reclamo y entablaron un canal de diálogo con los enfermeros y enfermeras.

Desde nuestro Sindicato Médico AMRA volvemos a repudiar este avasallamiento policial contra el derecho a manifestarnos. Este atropello a nuestra profesión y a nuestro trabajo. Nuestra actividad, hoy más esencial que nunca, requiere un respeto no solo de la ciudadanía, sino también de las autoridades. No pedimos aplausos, pedimos que se nos respete. Y ese respeto comienza por permitirnos manifestar nuestras demandas y no por ellos, ser reprimidos.

Exigimos a las autoridades del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que se investiguen estos terribles sucesos y que se dé con los responsables que tiñeron de sangre una jornada de protesta y reclamo, que nada tiene que ver con lo que finalmente sucedió.

Menú