En un nuevo intento por demostrar que los trabajadores estatales vuelven a ser la variable de ajuste, el gobierno de la provincia de Jujuy tomó la decisión de que a aquellos trabajadores y trabajadoras que superen los 30 mil pesos de salario “se les abonará en cuotas y sujetos a una aprobación crediticia”.

Por tal motivo, el Frente Amplio Gremial (FAG) que nuclea a varios sindicatos de la provincia, emitió un comunicado al que el Sindicato Médico AMRA apoya y adhiere. En dicho Comunicado se expresa el “absoluto rechazo al anuncio realizado por el Ejecutivo Provincial (…) y exigimos el pago en tiempo y forma de la totalidad de los haberes. Esta decisión configura un nuevo ataque a los trabajadores estatales y a sus familias, constituye un perjuicio a la ya deteriorada economía de nuestros hogares a la vez que hace peligrar la cadena de pago, perjudicando una vez más la actividad privada y a la dinámica que genera el salario estatal”.

Luego, se aclara que el ejecutivo provincial utiliza la emergencia sanitaria “para avasallar derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras tales como la disponibilidad (sinónimo de flexibilización laboral) y al mismo tiempo ocultar el fracaso de su gestión en materia económica”.

La FAG pide conformar un “Fondo Provincial Solidario de Emergencia que permita atender las necesidades y urgencia de la pandemia, a través del cobro de un impuesto extraordinario a las grandes riquezas y a su vez, suspender el pago de todos los créditos en dólares contraídos a nivel internacional”. Y dejan en claro que entran “en estado de alerta” y que se preparan para “llevar adelante medidas (…) que nos permitan defender nuestros derechos y las conquistas alcanzadas”.

Menú