El Hospital Interzonal de Agudos Pedro Fiorito, como muchos hospitales provinciales, atraviesa una profunda crisis producto de factores como la inoperancia de ciertos funcionarios ministeriales, agravada por la nefasta gestión local, sumado a la desidia y complicidad de algunos sectores del hospital que han tolerado una serie de irregularidades para obtener alguna prebenda, entre otros.

El establecimiento sobrevive hoy en día por la calidad y el esfuerzo de los trabajadores que con compromiso y solidaridad constante, desempeñan su labor incluso en condiciones infrahumanas.

Por estas razones consideramos que en forma urgente el Hospital requiere un cambio de perfil en la conducción, insertándolo plenamente en un plan integrador de atención en red, que lo incluya como futura cabecera de crearse la llamada área metropolitana, que contaría con un financiamiento mixto (Nación-Provincia).

Es necesario un cambio de Dirección que garantice transparencia e idoneidad, sumado a la inyección de recursos, insumos y nombramientos, para intentar revertir la agonía actual del Hospital emblemático de la Ciudad de Avellaneda y alguna vez referente de la Región Sanitaria toda.

Seguimos trabajando arduamente, con nuestros mejores cuadros, con la honestidad de siempre, sin mezquindades, por el bien común y con el aval de una larga trayectoria en la defensa del Hospital Público, por los derechos de los trabajadores, por la Salud como un derecho.

 DONDE HAYA UN MEDICO TRABAJANDO, ESTARA EL SINDICATO

011

Menú