Una vez más, como tantas veces este año y en años anteriores, un trabajador de la salud, en este caso puntual una médica, es víctima de la agresión física por parte de un familiar de un paciente.

El episodio, como es de conocimiento público y según nos cuentan los compañero de la Seccional Conurbano Sur de nuestro gremio,  ocurrió el pasado jueves 30 de octubre a la madrugada en el Hospital Interzonal General Presidente Perón de la localidad Bonaerense de Avellaneda cuando la madre de una adolescente que concurrió al efector luego de haber sufrido un accidente de motos le aplicó un certero golpe de puño a la médica residente de servicio de traumatología aduciendo que no estaban atendiendo en tiempo y forma a su hija.

Estas condiciones de trabajo que hoy padecemos los trabajadores médicos se están haciendo habitual y las autoridades hospitalarias y del Ministerio lo han naturalizado. Cualquiera decide cuándo agredir y los funcionarios, que están en falta con la comunidad, no toman las medidas preventivas necesarias para evitarlo. AMRA, como representante de todos los médicos, REPUDIA terminantemente a todo individuo que genere violencia contra los trabajadores: sean personas de la comunidad que se asisten o la misma sea producto de la ausencia institucional.

“DONDE HAYA UN MÉDICO TRABAJANDO, ESTARÁ EL SINDICATO”

Menú