Saludamos en su día a los y las residentes, trabajadores médicos en capacitación injustamente consideramos como “becarios”, que en este contexto de pandemia por COVID19 siguen demostrando día a día su compromiso con la salud pública y representan el futuro de nuestra organización.

El día lunes 21 del corriente mes el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires anunció el pase a planta permanente en forma automática a partir del 1° de octubre en hospitales públicos bonaerenses de 1137 profesionales de la salud que terminan sus residencias a fin de mes. Desde AMRA celebramos este avance, fruto también de la permanente insistencia de nuestro sindicato en relación a la situación laboral de los trabajadores en capacitación. Sin embargo, seguiremos luchando para que las y los residentes sean por fin reconocidos como corresponde: trabajadores y no “becarios”.

“La verdadera formación se hace adentro de los hospitales, hecho que requiere la máxima dedicación, tiempo y esfuerzo”, plantea el Dr. Jorge Ouviña, Sec. de Capacitación y de Médicos de Reciente Graduación de nuestro sindicato. “El reconocimiento de los residentes como trabajadores sería el primer paso para concretar su ingreso a la carrera desde el primer escalafón, para concluir con las distintas especialidades hasta llegar a la máxima jerarquía hospitalaria, que debe ser obtenida por capacitación y dedicación”, agrega.

La pandemia no hizo más que agudizar una realidad que los profesionales de la salud veníamos atravesando desde hace décadas: precarización laboral, multiempleo y condiciones de trabajo que no solo nos ponen riesgo sino que también exponen a la salud de la población. En el caso de los residentes, esta situación también los encuentra recibiendo sueldos paupérrimos y trabajando incansablemente alejados de sus seres queridos.

En 2017 publicamos un artículo con la postura de AMRA acerca de las residencias, en la que planteamos “Luego de muchos debates, acordamos que la carga semanal no debe exceder las 48 hs, incluyéndose dos guardias de 12 hs. por semana y el descanso debido post-guardia de 6 hs. Siendo escalafonados, contarían con una obra social y los aportes jubilatorios a fin de que sumen antigüedad para la futura jubilación. Para ello no es necesario achicar la currícula actual, sino modificar las cargas horarias ya que hoy en día contamos con las herramientas tecnológicas que permiten reducir el tiempo para acceder al conocimiento.”

En su día, homenajeamos a estos trabajadores con mucho respeto y los instamos a que apuesten a la lucha colectiva para defender sus derechos laborales y la dignidad de esta noble profesión.

Menú