Mientras toda la población aplaude diariamente a los trabajadores de la salud que arriesgan su vida atendiendo pacientes en la lucha contra el coronavirus, el Sr. Intendente de General Conesa, Don Héctor Olivera, deja cesantes a 4 profesionales médicos (cardióloga, pediatra, traumatólogo, diagnóstico por imágenes) en algunos casos con más de 20 años de antigüedad trabajando en el sector público de ese distrito y con contratos vigentes hasta el mes de diciembre de 2020 inclusive.

En plena Emergencia Sanitaria decretada por el gobierno nacional y cuando más debe proteger a su comunidad de esta pandemia que nos asola, el Intendente Olivera -en una actitud reprobable- prescinde de un bien tan preciado como lo es el recurso humano en salud.

Sr. Olivera, Usted pasará TRISTEMENTE a la historia de su distrito como el Intendente que dejó a su población sin atención médica en el medio de la pandemia por coronavirus Covid 19.

Menú