Buenos Aires, 1° de marzo de 2016

Pondré como ejemplo de la grave situación que atraviesan los hospitales provinciales lo que acontece en el Hospital General de Agudos Eva Perón de San Martín, de la provincia de Buenos Aires.

En el día de la fecha se celebró allí una Asamblea como consecuencia de las problemáticas que viven los trabajadores que desempeñan su actividad en las guardias abiertas y cerradas. La misma se produjo con la participación de los representantes de los sindicatos AMRA, CICOP, ATE y Salud Pública, que acordaron y tomaron la decisión de buscar una solución para el colectivo de todos los trabajadores.

Entre los oradores que representaron a los trabajadores de la guardia se plantearon las inhumanas formas en las que se desarrolla la labor cotidiana y los déficit que hacen riesgosa la atención de las personas. En un contexto de estructuras destruidas por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento, la carencia de equipamiento básico acorde a la necesidad actual y los insuficientes insumos para realizar las tareas, se termina desarrollando una actividad limitada en lo asistencial. Esta situación no solo vulnera el derecho de la atención de los pacientes sino que también pone en riesgo la actividad del profesional que se desempeña en dicho momento.

Los trabajadores de guardia manifestaron que el gran caudal de pacientes que consultan lo hace por patologías crónicas o dolencias banales, que se presentan a un servicio de emergencias debido a la desatención que sufren por parte de un modelo de salud que no les da cabida.

En la Asamblea se resolvió, dado que algunos planteaban el cierre del lugar, no tomar esta medida extrema desde el inicio, sin antes plantear a través de los gremios este grave problema al responsable máximo del Ministerio de Salud. En este sentido, se decidió llevar a las autoridades los elementos básicos y necesarios para garantizar un servicio de emergencias activo y que pueda darle la seguridad a los trabajadores médicos en el desempeño de su labor. También acordamos que el petitorio sea en un plazo perentorio y que la respuesta a la solución no exceda los quince días de plazo.

Ya que esta situación está planteada según informes de nuestra organización sindical también en otros hospitales del territorio bonaerense, solicitamos a las autoridades que se tomen las medidas necesarias y urgentes para la resolución del caso en estos establecimientos.

Dr. Carlos J. Wechsler
Secretario de Prensa
AMRA Nacional
 
DONDE HAYA UN MÉDICO TRABAJANDO ESTARÁ EL SINDICATO
Menú